• Osteopatía para el Dolor de Espalda

    Los tratamientos de osteopatía para la espalda pueden ayudar a mejorar tu calidad de vida.

    Se ha estimado que el 80 por ciento de los españoles sufren de dolor de espalda en algún momento de sus vidas.

    El dolor de espalda es un motivo frecuente de ausencia del trabajo y visitas al médico, pero aunque este problema puede ser doloroso e incómodo, no suele ser grave.

    A pesar de que el dolor de espalda puede afectar a personas de cualquier edad, es significativamente más común entre los adultos de edades comprendidas entre los 35 y los 55 años. Siempre se encuentra asociado a la forma en que nuestros huesos, músculos y ligamentos de la espalda trabajan juntos.

    El dolor en la espalda baja puede estar vinculado a la columna lumbar ósea, discos entre las vértebras, ligamentos alrededor de la columna vertebral y los discos, médula espinal y los nervios, músculos de la espalda, abdomen y los órganos internos de la pelvis, y la piel alrededor de la zona lumbar. El dolor en la espalda superior puede ser debido a trastornos de la aorta, tumores en el pecho, y la inflamación de la columna vertebral.

    Los factores de riesgo para el dolor de espalda

    Un factor de riesgo es algo que aumenta la probabilidad de desarrollar una afección o enfermedad. Por ejemplo, la obesidad aumenta significativamente el riesgo de desarrollar diabetes tipo 2. Por lo tanto, la obesidad es un factor de riesgo para la diabetes tipo 2.

    Los siguientes factores están relacionados con un mayor riesgo de padecer dolor de espalda baja:

    • Empleado sedentario que trabaja en una oficina
    • Un trabajo estresante mentalmente
    • Embarazo - las mujeres embarazadas son mucho más propensos a tener dolor de espalda
    • Un estilo de vida sedentario
    • Edad - los adultos mayores son más susceptibles que los adultos jóvenes o niños
    • Ansiedad
    • Depresión
    • Género - dolor de espalda es más común entre las mujeres que en los varones
    • La obesidad / sobrepeso
    • Fumar
    • Ejercicio físico intenso (especialmente si no se hace correctamente)
    • Trabajo físico extenuante.

    Las señales y síntomas de dolor de espalda

    Un síntoma es algo que el paciente siente, mientras que una señal es algo que otras personas, como el médico, detectan. Por ejemplo, el dolor puede ser un síntoma, mientras que una erupción puede ser una señal.

    El principal síntoma de dolor de espalda es, como su nombre indica, un dolor en cualquier parte de la zona posterior, y a veces dolor irradiado a las nalgas e incluso las piernas. En la mayoría de los casos, los signos y síntomas resuelven por sí mismos en un periodo corto.

    Si cualquiera de los siguientes signos o síntomas acompañan al dolor de espalda, debe ver a su médico:

    • Pérdida de peso
    • Elevada temperatura corporal (fiebre)
    • Inflamación (hinchazón) en la parte posterior
    • Dolor de espalda persistente que no disminuye cuando está tumbado
    • Dolor en las piernas
    • El dolor llega por debajo de las rodillas
    • Una reciente lesión, golpe o traumatismo en la espalda
    • La incontinencia urinaria - orinar involuntariamente (incluso en pequeñas cantidades)
    • Dificultad para orinar
    • Incontinencia fecal
    • Entumecimiento alrededor de los genitales
    • Entumecimiento alrededor del ano
    • Entumecimiento alrededor de las nalgas.

    Los siguientes grupos de personas también deberían consultar a un médico si experimentan dolor de espalda:

    • Las personas menores de 20 y más de 55 años
    • Los pacientes que han estado tomando esteroides durante unos meses
    • Los consumidores de drogas
    • Los pacientes con cáncer
    • Los pacientes que han tenido cáncer
    • Los pacientes con un sistema inmunológico bajo.

    Causas del dolor de espalda

    La espalda humana se compone de una estructura compleja formada por músculos, ligamentos, tendones, discos y huesos.

    Los segmentos de nuestra columna vertebral están amortiguados con almohadillas de cartílago. Los problemas con cualquiera de estos componentes pueden provocar dolor de espalda.

    Sobresfurezos -  Las causas más comunes del dolor de espalda son:

    • Distensiones musculares
    • Distensión de ligamentos
    • Levantar algo incorrectamente
    • Levantar algo que es demasiado pesado
    • El resultado de un movimiento brusco y torpe
    • Un espasmo muscular

    Problemas estructurales - los siguientes problemas estructurales también pueden desembocar en dolor de espalda:

    • Hernia de disco - A veces se llama desplazamiento o rotura del disco intervertebral. Cada vértebra en nuestra columna vertebral, está amortigua por los discos. Si el disco se rompe, habrá más presión sobre un nervio, lo que provocará dolor de espalda.
    • Protrusión discal – De la misma manera que la hernia, cuando un disco protuye (sobresale de su ubicación normal o se mueve más allá de sus límites)
      puede dar lugar a una mayor presión sobre un nervio.
    • Ciática - Dolor agudo que a veces se desplaza a través de la nalga y la parte posterior de la pierna, causada por un abultamiento o hernia de disco que presiona un nervio.
    • Artritis - Pacientes con osteoartritis muchas veces experimentan problemas con las articulaciones de las caderas, la espalda baja, las rodillas y las manos. En algunos casos pueden desarrollar estenosis espinal (el espacio alrededor de la médula espinal se estrecha).
    • Curvatura anormal de la columna vertebral – Pacientes con curvas anormales de la columna vertebral son propensos a experimentar dolor de espalda. Un ejemplo es la escoliosis, cuando la columna vertebral se curva hacia un lado.
    • Osteoporosis – Los huesos, incluyendo las vértebras de la columna vertebral, se vuelven frágiles y porosas, por lo que las fracturas por compresión son más probables.

    Otras causas del dolor de espalda:

    • Síndrome de cauda equina - La cauda equina es un manojo de raíces nerviosas espinales que surgen desde el extremo inferior de la médula espinal. Las personas con síndrome de cauda equina sienten un dolor sordo en las nalgas y en la espalda baja, así como la analgesia (falta de sensación) en las nalgas, los genitales y el muslo. A veces hay alteraciones en la función intestinal y vesical.
    • Cáncer de la columna vertebral - Un tumor localizado en la columna vertebral puede ejercer presión contra un nervio, lo que provocará dolor de espalda.
    • Infección de la columna vertebral - Si el paciente tiene una temperatura corporal elevada (fiebre), así como una zona más sensible y caliente en la espalda, la causa podría ser una infección de la columna vertebral.
    • Otras infecciones – Inflamación de la pelvis (en mujeres), infecciones de vejiga o de riñón.
    • Trastornos del sueño - Las personas con trastornos del sueño son más propensos a experimentar dolor de espalda, en comparación con los demás.
    • Herpes zóster - Una infección que puede afectar a los nervios.
    • Colchón inadecuado – Un colchón no indicado puede empeorar o causar dolor de espalda.

    Actividades repetitivas o malas posturas.

    • Flexiones no adecuadas
    • Empujar, tirar y levantar cosas sin cuidado
    • Transportar pesos
    • Estar de pie durante períodos largos de tiempo
    • Agacharse durante largos períodos
    • Retortijones
    • Toser, estornudar
    • Exceso de estiramiento
    • Sentarse en una posición encorvada por períodos largos (por ejemplo, cuando se conduce)

    Diagnóstico de dolor de espalda

    La mayoría de los médicos serán capaces de diagnosticar el dolor de espalda después de llevar a cabo un examen físico, y la entrevista con el paciente.

    Si el médico y / o paciente sospechan de alguna lesión en la espalda, se pueden pedir pruebas de radiodiagnóstico. Además, si el médico sospecha que el dolor de espalda puede deberse a una causa subyacente, o si el dolor persiste durante demasiado tiempo, se pueden recomendar pruebas adicionales.

    • Rayos X.- Pueden mostrar la alineación de los huesos y si el paciente tiene artritis o fracturas de huesos. No son ideales para detectar problemas en los músculos, la médula espinal, los nervios o los discos.
    • Resonancia magnética o tomografía computarizada - Son buenos para revelar problemas con discos herniados, tejidos, tendones, nervios, ligamentos, vasos sanguíneos, músculos y huesos.
    • Gammagrafía ósea - Una gammagrafía ósea puede ser utilizada para la detección de tumores óseos o fracturas por compresión causadas por osteoporosis (huesos frágiles). El paciente recibe una inyección de un trazador (una sustancia radiactiva) en una vena. El trazador se acumula en los huesos y ayuda al médico a detectar problemas en los huesos con la ayuda de una cámara especial.
    • Electromiografía o EMG - Mide la respuesta muscular o la actividad eléctrica en respuesta a la estimulación nerviosa del músculo. Este estudio puede confirmar la compresión del cuando existe, una hernia discal o estenosis espinal (estrechamiento del canal espinal).
    • El médico también puede ordenar una prueba de sangre si se sospecha de infección.

    Tratamientos de osteopatía para el dolor de espalda y más:

    Cirugía y medicamentos son opciones válidas, pero antes de recurrir a ellos recomendamos encarecidamente considerar otras técnicas que aborden la causa del problema y que sean NO invasivos para su dolor de espalda. Dentro de los tratamientos más utilizados están los siguientes:

    Osteopatía – En OsteoVital sabemos por experiencia que es la técnica más eficiente junto con la electroacupuntura.  

    El dolor de espalda se suele originar por tensiones y desequilibrios en un lugar completamente diferente a donde se siente dicho dolor.

    Por ejemplo, estar sentado durante mucho tiempo acaba por acortar los músculos psoas, iliacos y cuadrados lumbares. Estos músculos se insertan en la región lumbar y por el otro lado se conectan a la parte superior del fémur y la pelvis. Si estos músculos están acortados de forma crónica, al ponerse la persona de pie experimentará un dolor severo, ya que su región lumbar estará inclinada hacia delante.

    Los desequilibrios entre las cadenas musculares anteriores y posteriores son la causa de muchos problemas físicos, pero la solución es bastante fácil si consulta con un osteópata calificado y puede evitar el tomar analgésicos durante largos periodos de tiempo.

    La osteopatía ajusta la columna vertebral usando una variedad de movimientos. Esta técnica puede ser complementada con calor, ultrasonido y estimulación eléctrica así como con cambios de estilo de vida, pero nuestra experiencia nos ha demostrado que en más de un 98% de los casos lo más efectivo es el tratamiento combinado de la osteopatía con acupuntura o electroacupuntura. Estas últimas técnicas consiguen que el cuerpo libere sus analgésicos naturales (endorfinas), así como la estimulación de los nervios y el tejido muscular.

    Shiatsu - También conocida como terapia de presión de los dedos, es un tipo de masaje en el que se aplica presión a lo largo de las líneas de energía en el cuerpo. El terapeuta de Shiatsu aplica presión con los dedos y los codos.

    TENS (estimulación nerviosa eléctrica transcutánea) - Una terapia popular para los pacientes con enfermedades crónicas (a largo plazo) dolor de espalda. La máquina TENS ofrece pequeños impulsos eléctricos en el cuerpo a través de electrodos que son lugar de la piel. Los expertos creen que la TENS estimula al cuerpo a producir endorfinas, y posiblemente pueden bloquear las señales de dolor que regresan al cerebro. Los estudios sobre TENS han proporcionado resultados mixtos; algunos revelaron ningún beneficio, mientras que otros indican que podría ser útil para algunos pacientes.

    Una máquina TENS se debe utilizar bajo la dirección de un médico o profesional de la salud.

    Las mujeres embarazadas, las personas con epilepsia, las personas con un marcapasos, y los pacientes con antecedentes de enfermedad cardiaca no deberían usar una máquina TENS.

    Medicación - El dolor de espalda que no responde bien a los analgésicos de venta libre puede requerir una prescripción de AINE (antinflamatorio no esteroideo). La codeína e hidrocodona son potentes analgésicos que también pueden ser prescritos por períodos cortos y que requieren un estrecho control por parte del médico.

    Algunos antidepresivos tricíclicos, tales como la amitriptilina, se ha demostrado que son eficaces para aliviar los síntomas de dolor de espalda, independientemente de si el paciente tiene depresión.

    Inyecciones de cortisona - Si las terapias mencionadas anteriormente no son suficientemente eficaces, o si el dolor llega hasta las piernas del paciente, la cortisona puede inyectarse en el espacio epidural (espacio alrededor de la médula espinal). La cortisona es un fármaco anti-inflamatorio, que ayuda a reducir la inflamación alrededor de las raíces nerviosas.

    Las inyecciones también se pueden utilizar para entumecer la estructura que causa el dolor. Es el caso del Botox (toxina botulínica). Se utiliza para reducir el dolor mediante la paralización de los músculos que provocan el espasmo. Estas inyecciones son eficaces para aproximadamente tres o cuatro meses.

    Cirugía - Si un paciente tiene hernia de disco, la cirugía puede ser una opción, sobre todo si hay dolor persistente y la compresión del nervio produce debilidad muscular. Ejemplos de procedimientos quirúrgicos incluyen:

    • Fusión de dos o más vértebras -  Se coloca injerto óseo entre dos vértebras adyacentes (intercorpóreo) para promover el crecimiento óseo que una las dos estructuras (fusión). El material de injerto óseo actúa como un puente, o armazón, en el que puede crecer el nuevo hueso. La meta final del procedimiento es restaurar la estabilidad espinal.
    • Disco artificial - Se inserta un disco artificial; que sustituye el cojín entre dos vértebras.
    • Discectomía (eliminación parcial de un disco) - Una porción de un disco puede ser eliminada si es irritante o presiona contra un nervio.
    • Eliminación parcial de una vértebra - Una pequeña parte de una vértebra puede ser eliminada si está pellizcando parte de la médula espinal o algún nervio.